CIELO E INFIERNO SEGÚN LA VISIÓN DE QUÉ ESPIRITA


ÁNGEL MESA

Actualmente la visión espirita del cielo y del infierno se haya muy distorsionada en virtud a como lo describen las obras de Chico Xavier y otros adeptos del espiritismo cristiano, esta corriente cristiana existe por la influencia de J.B . Roustaing, contemporáneo de Allan kardec y desautorizado por el codificador ya en los inicios del espiritismo, tal y como consta en la Revista Espirita de 1863, donde se refleja el discurso de Allan Kardec a los médiums de Burdeos.

Entre estos libros de Chico se encuentra el famosísimo “Nuestro hogar” con película de cine incluida, con la cual babean actualmente algunos sectores del espiritismo, tomándola como el más fiel reflejo de la realidad.



En esta película y libro en que se basa, se describe el más allá con una vida social intensa, viven en casas con sus familias, trabajan y se les paga con “bonus hora” de tiempo extra, tienen relaciones amorosas de compromiso y matrimonio, comen, beben, se asean y duermen, van en un aerobús a fiestas, reuniones, conciertos, están bajo un régimen político a las órdenes de un gobernador que gestiona la ciudad a través de varios ministerios, es decir, tienen una vida social real con todas las consecuencias generadas por las relaciones humanas que implican la familia, la política, el trabajo, enemigos y amigos, etc.

Lo mismo describe el mismo autor en otra obra suya que se llama “Y la vida continua” que también tiene su respectiva película, con la que si no te paras a pensar puedes babear de placer.

Pero se podría pensar por ejemplo ¿para qué reencarnar, si el espíritu ya vive todas las posibilidades de la sociedad humana en estas colonias?

O también, podemos hacer la siguiente caricatura si pensamos que el cielo es una copia de esta sociedad solo que idealizada.

Podríamos deducir que vivir en Dinamarca o en Canadá, con ciudades más limpias y ecológicas, gobernantes mucho más responsables, y 3000 euros más de sueldo, alcanzaría para ser el cielo de un español.

Para desilusión de quienes hubieseis creído estas cosas, os diré que nada de esto existe, y que más bien es contrario a las enseñanzas del espiritismo Kardeciano, pues lo deforma, siendo sólo son una idealización del mundo en el cual vivimos.

La misma FEB admite que los mundos transitorios descritos en la codificación no se parecen en nada a las colonias espirituales de Chico Xavier.

Según la investigación de Eduardo José Biasetto, titulada “Obras psicografiadas” publicada en la página espirita Fueskarde, con fecha de Jueves 23 de junio de 2016, se demuestra que hay fortísimos indicios de que en el caso concreto de “Nuestro Hogar”, pudo existir un plagio, ya que el reverendo anglicano George Vale Owen, en la década de los años 20, escribió una novela también presuntamente psicografiada, que se llama “La vida tras el velo” la cual se asemeja muchísimo.

Estos estudios también demuestran que el espíritu André Luiz no existió jamás, por lo que no pudo dar esta información.

Pero no hacía falta realizar elaboradísimos estudios sobre la veracidad de lo que se afirma sobre el más allá en libros como los anteriormente mencionados, solo hay que coger cualquier obra de Kardec y poner en el buscador palabras como “Umbral” “Colonia espiritual” “Ministerios espirituales” “Bajo astral”, para darse cuenta que nunca el codificador pronuncio esas palabras y por tanto no hacen parte de su enseñanza, así como tampoco lo hacen conceptos como medios de transporte, animales o plantas en los términos que se utilizan en estas obras.

Sin embargo, si habla de mundos transitorios, y cuando se le pregunta a los espíritus por ellos responden que no están habitados por seres corporales, y que su superficie es estéril.

Tampoco es acertada la definición que se hace de espíritus errantes como algo peyorativo, y que son espíritus confundidos o perdidos que se quedan apegados a la tierra, pues según la codificación, la erraticidad no es más que la situación entre dos encarnaciones, y eso lo vivimos todos, desde el más misero mortal, hasta los espíritus más elevados, si no estas encarnado, estas en la erraticidad, es simplemente eso y no tiene más significados.

El umbral tampoco tiene razón de ser, y no existe en la codificación, sencillamente porque los espíritus experimentan su dolor o felicidad independientemente de donde se encuentren, ya sea en algún lugar del espacio, en la tierra o entre los encarnados, no necesitando un lugar diferente para experimentar cada una de sus realidades espirituales.

Algunos justifican la existencia de estas colonias espirituales con el argumento de que hay comunicaciones anteriores a Chico sobre estos temas, por ejemplo de Emmanuel Swedenborg, pero se olvidan de que el propio Kardec, el 23 de Septiembre de 1859, recibió una comunicación mediumnica del mismo Swedenborg que decía textualmente: “Mi moral espirita y mi doctrina no están exentas de grandes errores que hoy reconozco, lo que yo también decía del mundo de los ángeles, que es lo que se predica en los templos, no era más que una ilusión de mis sentidos, Creí verlo, obraba de buena fe, pero me equivoqué. Cuando me encontraba en silencio y recogimiento, mi espíritu estaba como deslumbrado en éxtasis, y yo veía claramente una imagen delante de mi que me hablaba y dictaba lo que debía escribir, algunas veces mi imaginación se mezclaba con eso”
Emmanuel Swedenborg

En fechas recientes, concretamente el día 10 de Agosto de 2019, la FEB ha cambiado por fin el articulo 1 de sus estatutos desvinculándose de las enseñanzas roustainguistas, esperemos que por tanto deje de vender los libros espiritas que las propagan, y vienen confundiendo a espiritas nuevos y otros mucho más antiguos que no se han querido parar a pensar, o a comparar, sobre el contenido de ellos y el de la codificación espirita original.

La realidad es que la muerte no es más que el proceso que te devuelve al mundo espiritual, pero como mundo espiritual hay que entender otro estado, jamás un sitio físico, por tanto, el más allá está en el más acá, solo que en otra dimensión, vibración o como lo quieras llamar.