UN CUENTO CHINO


Ángel Mesa

3 cuentos chinos cortos para niños con moralejaAquel día, mientras veía los noticieros como de costumbre a la hora del almuerzo, se me descolgó la mandíbula cuando dijeron que los chinos estaban construyendo un mega hospital en diez días, más de 800 excavadoras de gran tonelaje y un ejército de albañiles harían el milagro en tiempo récord.
¿Porque tanta prisa? Me pregunté desde el otro lado de mi potaje de garbanzos, y es que hay un antiguo refrán español que dice “Piensa mal y acertaras”, muy gorda la tienen que haber liado para tener esa prisa, según se desarrollaba la noticia fueron explicando como un extraño virus se estaba expandiendo con extraordinaria rapidez en el país de las cosas “balatas”.

Como soy español y me sé ese antiguo refrán, de inmediato se me vino a la cabeza, “esto es cosa de los americanos en la lucha comercial que tienen con los chinos para que no puedan exportar sus productos y no los adelanten económicamente”, pero afortunadamente me equivocaba, solo se trataba de un chino que se había comido un murciélago.

Pocos días después, felizmente los chinos terminaron y equiparon su mega hospital batiendo todos los récord de tiempo. !Menudos son los chinos!

Al parecer y contra todo pronostico, el Gobierno chino en esta ocasión había hecho una exhibición de claridad y honradez informando desde el minuto uno sobre el origen del virus y su trayectoria y en poco tiempo dieron por controlada la situación dejando atrás oficialmente solo unos cuantos millares de muertos.

Yo, como además de saber algo del refranero español, peco de desconfianza y tengo la mala costumbre de juzgar gobiernos por sus políticas y hechos pasados, tenía prendido a la nariz un profundo tufo a quemado.

Afortunadamente ningún Gobierno español se ha caracterizado por mentir u ocultar cosas a los ciudadanos y desde altas esferas nos dijeron que no había nada que temer en España, avispados científicos y políticos, y políticos que a la vez son científicos, nos tranquilizaron inmediatamente arrojando luz sobre nuestra ignorancia, con verdades tan verdaderas como que el sistema sanitario chino era una porquería total y por eso les pasaban cosas así, en naciones tan avanzadas como España, con el mejor sistema de salud del mundo,  al igual que dicen del suyo el resto de países, eso era totalmente imposible.

 Ah bueno, pues me dejan ustedes mucho más tranquilo, y perdón por pensar mal de sus excelencias, le dije yo a mi televisión, y es que si ella me habla ¿porque no le iba yo hablar a ella?

A pesar de este último acto de contrición, sigo siendo español y sabiéndome el dichoso refrán, por lo que yo lo que en realidad estaba pensando es que a los chinos hasta les ha venido bien la desgracia, pues si este virus se esparce por Europa, en donde no sabemos hacer mega hospitales de los chinos, vamos a morir como chinches, la economía se ira al garete y los chinos que son un pueblo ahorrador, con el dinero que les hemos dado comprándole porquerías “balatas”, se iban hacer hasta de la última empresa cuando las acciones de bolsa lleguen a su desplome total, pues al final las acciones son eso, empresas.

Pero no, un portavoz de sanidad en seguida aclaraba que aquí se podrían dar un par de casos como mucho, nuevamente me quede más tranquilo.

Los siguientes días los tengo confusos, no sé qué pasó exactamente, lo siguiente que recuerdo es que me vi haciendo palmas detrás de la reja de mi ventana según lo ordenado, pues como vivo en un bajo no tengo balcón, tan confuso estaba que no sabía si seguir haciendo palmas o enseñar las tetas para que las mujeres consigan ser personas empoderadas y los hombres tengan vulva desde su nacimiento, en seguida la canción “Resistiré” me trajo a la realidad y supe sin lugar a dudas que ahora lo que ameritaba era hacer palmas y no enseñar las tetas.

Desperté totalmente el día que un municipal me dijo que le enseñase la bolsa del Mercadona para comprobar si mi compra era de productos básicos o pura glotonería.

 !Dios, la que me ha liado un chino por ir comiendo asquerosidades!

No lo entiendo, como si fuese el primer murciélago que se comía, si los chinos siempre han comido murciélagos y otras cochinadas como la misma palabra indica, y nunca había pasado nada, no será que se habrán comido esta vez un pangolín y nos están engañando, eso me cuadraría más.
Porque sería impensable que los chinos desarrollaran ese virus hace años en un laboratorio de la chinísima ciudad de Wuhan, en una investigación conjunta con Estados Unidos y que por cierto los americanos terminaron dejando de financiar por su peligrosidad,  tal y como he visto en un programa italiano de divulgación científica emitido hace 5 años, o en varios más de televisiones sudamericanas, que seguramente sean bulos premeditados con un lustro de antelación.

También sería muy poco probable que nos hubieran metido en una guerra bacteriológica sin que nos diésemos cuenta solo por hacerse con el control de la economía y la política a nivel mundial, si, ya sabes, eso de dominar los mercados, el capital, implantar una moneda única con la que ahorrar billones en comisiones de cambio, hacerse de las industrias locales para fabricar in situ y ahorrar en transportes, que sean otros países los que paguen sus impuestos por tasas de contaminación, contaminar aires, ríos y mares ajenos pues los suyos ya están en las últimas, en fin cuatro naderías que a nadie le importan.

 Yo más bien creo que, aunque la cosa les va a salir redonda pues el virus está tocando las teclas justas para que todo eso pase, solo es un cumulo de casualidades y es más factible que un chino se haya comido si no un murciélago un pangolín.

El caso es que la cosa estaba bien mientras los que se morían eran desconocidísimos chinos, total hay 1400 millones, !qué más da unos cuantos miles arriba o abajo!, tan insignificante es el número que ni ellos mismos los cuentan bien.

Pero cuando la cosa llegó a Italia, que son muchísimos menos millones de gentes y  además son gentes que hasta se les entiende hablando despacio, la opinión general aquí en la nación de naciones empezó a cambiar y nos pusimos a temblar, y es que hay cosas que se ven diferentes cuando les toca a otros, ejemplo esto de los chinos, el hambre de los africanos, la indigencia de los indios, la pobreza de latino américa, el homicidio de las mujeres que no son la nuestra, el abuso de los niños que son de otros, la esclavitud laboral de los demás,  la contaminación de las ciudades que nos quedan lejos, la tala de los bosques que nunca pisaremos, las islas de plástico en mares que jamás veremos, el maltrato animal del perro ajeno y así un sinfín de naderías que solo le importan a gente ñoña que esta aburrida y no sabe qué hacer.

Tan distante lo vemos cuando no nos toca a nosotros, que hasta el virus no era gran cosa cuando se suponía que solo mataba abuelos de otros, pues es ley de vida morirse y más si se es viejo.

Pero ahora que el bichito está aquí y lo tenemos pegadito a las mucosas la cosa cambia, y uno de los bichitos más minúsculos del mundo ha puesto a temblar a la Humanidad, unos 7.000 millones de seres superiores se arrodillan y muestran sus respetos ante un virus que sin ser rey lleva corona, y nos vamos dando cuenta de que al virus nadie le parece joven, y ahora los viejos que se mueren son nuestros padres, nuestros hermanos, nuestros hijos y hasta nosotros mismos.

Hospitales atestados, polideportivos habilitados, hoteles medicalizados, todo es poco para este tirano, que ahora nos mata por asfixia entre convulsiones y toses sin darte siquiera la oportunidad de un último adiós a tu familia, y cuando se haya ido dejara una huella de desesperación, depresión, hambre, miseria y suicidios.

Ojalá sea que un chino se haya comido un murciélago o un pangolín, porque si el origen de la pandemia es intencionado, tiene unas claras directrices, el reseteo de la economía mundial aumentando la distancia entre ricos y pobres, la desaparición de derechos laborales por escasez de empleo, el acabar con las cargas sociales del sistema como son viejos y enfermos crónicos, y la adecuación de los mal administrados recursos del planeta a un número inferior de habitantes.

¿Pero y como no rebelarse ante los planes de unos pocos?   llámense Soros, Bilderberg, Illuminati, Masonería, no sé, ponles tú el nombre, pero al fin y al cabo unos pocos que dominan naciones enteras como está más que contrastado,  sobre todo cuando mientras, se nos muere la familia entre estertores, se nos hunde la economía y se nos confina en un arresto domiciliario sin fecha de cumplimiento.

Pues muy sencillo, primero te engaño diciendo que no pasa nada y es una gripecilla para que se extienda bien la enfermedad, luego te meto miedo porque al haberse extendido tanto estás viendo que no es una gripecilla y que sí pasa y mucho, ahora te quedas en tu casa porque te multo o te contagias y así no te rebelas, te digo que eres un héroe por aguantar para que te conformes y te pongo como banda de música “resistiré” que la música alegra el corazón,  también te alieno  diciéndote que hagas palmas para agradecer y te sientas unido, integrado y solidario, si no las haces eres desagradecido y no eres unido ni solidario y estas fuera del grupo. Lo siguiente es dejarte sin trabajo, y si algún día vuelves a tener será con otro contrato seguramente ya sin antigüedad, trienios y los beneficios que pudieses tener adquiridos, incluso lo mismo te contratan de aprendiz en otra empresa del mismo ramo, pero te digo a cambio que el planeta se está regenerando increíblemente con la falta de actividad industrial, y por si no funciona, ahora te voy a trabajar psicológicamente, y como eres esclavo de la wifi te voy a inundar internet de videos explicándote como todo esto que pasa es un castigo por tus pecados y los del mundo, que vivimos los últimos días antes de la segunda venida de Cristo, que esta profetizado en el Apocalipsis y si no eres religioso te digo que lo profetizo Nostradamus y Baba Vanga, o que todo esto es para tu bien pues se trata de un cambio planetario, un cambio global de conciencia del cual saldrá una humanidad mejor por lo que te has de quedar en tu casa tranquilito y vibrando en positivo para que ocurra.

Pero lo peor sería que todo esto te lo dijeran los mismos que te dicen que todo se debe a un chino comiendo cochinadas porque entonces si una cosa es mentira, la otra también lo seria.

Buf, mucha imaginación tengo yo, ojalá sea solo que un chino se haya comido un murciélago.

Pero al fin y al cabo cada uno es como es y yo soy de imaginar, y como me dice Kardec que pensar por uno mismo no es malo sino todo lo contrario y que se busque siempre la verdad, pues me ponga a pensar y me digo:

Cuando salgo a la reja a hacer palmas con todos, no me siento agradecido me siento alienado y borrego, y no es que no esté agradecido, es que no me gusta expresarlo así, sino en el día a día el resto del año y no cuando me dicen que lo tengo que hacer.

No me gusta mucho el Dúo Dinámico ni se me ha pedido opinión para que sea mi himno, a mí definitivamente me gusta más    “Aire” de José Mercé u “Oxigene” de Jean Michel Jarre. Creo que veis por donde voy, y es que me gustaría más tener garantizado el “respirar” aunque sea con ventilación asistida que “resistir” solo con música.

Considero héroes todo el año a las personas que con su trabajo sacan adelante sus familias y colaboran a que el país más o menos funcione.

Así que para mí todo el año son héroes los médicos porque están expuestos a infecciones y salvando vidas, los militares expuestos a catástrofes y salvando vidas, los policías expuestos a peligros y salvando vidas.

 ¿Seguiremos haciéndoles palmas cuando esto pase? ¿O seguiremos golpeando a los médicos en las consultas y tratándolos de prepotentes, vagos y vividores?

¿Aplaudiremos a los militares? ¿O volverán a ser en el imaginario popular esos borrachuzos altamente prescindibles e inútiles puesto que no hay guerra y causan mucho gasto?

Y los policías ¿seguirán siendo héroes? ¿O volverán a ser torturadores, chulos, corruptos que se quedan con la droga que incautan para su uso y con el dinero de las multas?

Esto de la unión y la solidaridad que nos ha traído el virus, es mentira, es lo que nos han ordenado pensar y hacer, y disimula bastante bien los malcontados 25.000 muertos que van a día de hoy, yo he visto ya 50 navidades con buenísimas intenciones y 50 febreros con las mismas costumbres del año anterior, es solo un efecto navidad más, me lo confirman mis vecinos cuando me los cruzo en la escalera y los veo incrustándose a la pared como salamanquesas en apnea por no rozarse conmigo, yo no me siento unido ni amado ni vencedor ni héroe así.

El planeta es verdad que está más limpio, es lógico, hay menos gente ensuciándolo en la calle, además siempre que llueve baja la polución, y ha llovido bastante estos días, aparte es primavera y hay una hora más de luz.  Por cierto ¿hay alguna primavera que sea más fea que el invierno?

También podríamos mirar el cielo o las aguas de China desde que han retomado la actividad por estar ¿curados? a la hora de hablar de regeneración ecológica.

 Al que se haya hecho ilusiones hay que bajarlo del globo explicándole que la capa de ozono tardaría siglos en recuperarse, aunque cesara la contaminación medioambiental desde ahora, simplemente porque tardó muchos millones de años en formarse, y mientras no se recupere de forma más que significativa seguirá el incesante deshielo de los polos por el efecto invernadero, en cuanto a las islas de plástico de los mares, a día de hoy no se encuentran soluciones.

¿Castigo por nuestros pecados? Pues en el caso de que existan tales pecados, o el pecado como tal, cosa en la que no creemos los espiritas, implicaría que fuese impuesto por ese Dios antropomorfo que se encoleriza y castiga repartiendo muerte y desgracia, implicaría la vuelta a las Sodomas y Gomorras del pasado, al Diluvio Universal, las plagas de Egipto y esas cosas que prometió no volver hacer Dios en su pacto con la humanidad y por el que se derramo la sangre de Cristo, en redención de la Humanidad,  cosas en las que tampoco creemos los espiritas, además si es un castigo ¿quiere decirse que los que están falleciendo son la escoria del planeta y por eso mueren?

Me sorprende bastante estos días ver como algunos que dicen ser espiritas están aterrados e influenciados por mitos bíblicos y fantasías orientales y es, o porque no leen, o no comprenden lo que leen, o simplemente no interiorizan las enseñanzas y no son espiritas realmente, como mucho, espiritualistas, o sincretistas religiosos que aún no se han desprendido de los mitos.

¿Pues no dice acaso el codificado que este es un mundo de expiación y pruebas?, ¿Pues qué esperabais encontrar aquí cuando pedisteis reencarnar? ¿Pues no han pasado absolutamente todas las generaciones pasadas pruebas similares y peores?

¿A que tanto pavor y tanto misticismo cuando nosotros, que creemos en la reencarnación, deberíamos saber que probablemente hayamos pasado ya por situaciones muy parecidas?

Por si no os habéis dado cuenta, aún os diré que los que están muriendo hoy solos y entre espasmos de tos, ahogados por sus propios fluidos y con los pulmones deshechos, la mayoría pasaron por una guerra de más de tres años, por una postguerra de varias décadas, por una dictadura de 40 años, con la hambruna, privaciones y necesidades que todo eso implica a pesar de trabajar de sol a sol  o de emigrar a otros países donde en muchos en casos han sido discriminados o mal vistos, amén de todas las perrerías que les ha hecho la vida en su ámbito laboral, social y familiar.

Y esto se aplica no solo a España sino a todos los países, unos han padecido la Guerra mundial, otros la Depresión del 29, otros hambre crónica, otros falta de agua potable, otros regímenes asesinos, y así un largo suma y sigue del que no se escapan ni los chinos, que siempre han estado en un régimen de semi esclavitud en el que se han visto obligados hasta a comer todas esas guarrerías por tener algo en el estómago.

Os diré que cuando os asoméis al balcón para hacer, palmas no creáis que estáis viendo en el balcón de enfrente solamente al vecino agradecido a los distintos estamentos y congratulándose con la humanidad, estáis viendo en realidad un saco de problemas padecidos al que le quedan todavía un montón de problemas por padecer.

¿Pues por qué gracia especial íbamos a ser nosotros diferentes?, no es el Apocalipsis no, el mundo siempre ha sido así, y todos pasamos por sufrimientos en cualquier encarnación, y alternamos épocas malas con buenas dentro de la misma encarnación, y todas pasan, las malas y las buenas, esta que estamos comenzando ahora también pasará, cuanto dure depende de nosotros en conjunto, de nuestra inteligencia, voluntad, fuerza y resilencia, pero pasara seguro, eso lo sabemos todos, porque siempre que llueve luego descampa, solo es que mientras pasa se padece y a eso es a lo que verdaderamente tememos, pero no va a venir Cristo a hacer juicios sumarísimos ni a levantar a los muertos, ni van a sonar las 4 trompetas ni se van a romper los sellos ni nada que ver.

¿Cuántas veces tendría que haber venido ya?

A ver si nos desprendemos ya, por lo menos los que decimos ser espiritas de lastres religiosos y mitos bíblicos.

Los que dicen que todo esto es para nuestro bien y es por un cambio planetario, pues hay que matizar esto mucho, porque evidentemente la sociedad está en continua evolución, si miramos 4 siglos atrás veremos que estábamos peor, y si sobre esos cuatro miras otros 4 veremos que aun estábamos peor, luego se deduce que hemos adelantado a mejor, en consecuencia de lo anterior ¿Sería mucho idealizar que dentro de 4 siglos estemos mejor que ahora? ¿Sería mucho imaginar que en consecuencia el planeta estará según lo cuide la sociedad que lo habite durante ese tiempo? ¿sería descabellado pensar que el nivel moral será el de la gente que lo habite para entonces, y que no será más bajo que hoy porque no existe la involución en el espíritu humano?

Como veis la cosa no depende de Nostradamus, de Baba Vanga, de ningún papa negro, de ningún anticristo, de trompetas siderales ni de roturas de sellos, depende de cómo manejemos nosotros en conjunto las situaciones, como dice el espiritismo es pura Ley de Causa y Efecto.

Ahora alguien ha manejado mal un virus queriéndose hacer el dueño del mundo, o un chino se ha comido un murciélago y nos ha jodido a todos.
En cualquier caso, la situación depende del conjunto y no de unos pocos, a menos que nos dejemos, con lo cual seriamos cómplices y por tanto volveríamos a ser conjunto.

Y como dice Kardec que Dios nos provee de inteligencia para avanzar pues hagamos uso de ella para salir lo antes posible, como venimos saliendo de todas las situaciones generación tras generación, dejemos los miedos, la autocompasión y la incertidumbre a un lado y tengamos esperanza en nuestras propias fuerzas y en la utilidad de nuestros esfuerzos, no nos dejemos hacer más daño del necesario, ya sea por los que manejan virus y gobiernos, ya sea por el individuo ese que fagocita asquerosidades.

A los que ponen su ilusión y esperanza en que esto es un cambio planetario y la instauración de una conciencia más elevada, les diré que eso me suena como cuando a los religiosos se les dice que sean totalmente mansos e irán al cielo, porque a Dios le agradan los mansos que se lo aguantan todo con humildad.

Como si a Dios no le hubiera de gustar que la gente luchara por una sociedad con bienestar y justicia para todos.

También les diré que el dichoso virus sea una mutación natural o provocada en laboratorio, al fin y al cabo es una zoonosis, ¿y cuando una zoonosis ha provocado un cambio de nivel de conciencia planetario?

¿Crecimos en conciencia cuando las vacas locas, la gripe aviar, la peste porcina, el ébola, o cualquiera de las otras?

¿O en pandemias de otras clases y aún más fuertes como la viruela, la peste o la gripe española?

Pues no, no creció el nivel de vibración planetario ni el nivel de conciencia de la humanidad en general.

Y es que a los que encontramos respuestas en el espiritismo y además nos las creemos, nos explica esta filosofía que los cambios de conciencia planetarios no se hacen así, que más bien es de forma individual con el esfuerzo y trabajo de cada uno, que los que no están por hacer ese esfuerzo y trabajo van quedando rezagados encarnándose en otros planetas, y cuando los que si están por esa labor son mayoría en un planeta ahí se verifica el cambio, pero eso sí, muy despacito.

Así que con esto vengo a decir que este virus que ésta dejando tras su paso decenas de miles de muertos, que son decenas de miles de dramas ya confirmados y no simples números como algunos creen,  dejará en un futuro a corto plazo decenas de miles más,  en un futuro a medio plazo cuando acaben las muertes, también dejara millones de dramas esta vez económicos, y a quien se le despierte la inquietud y la compasión de ayudar a los demás, le estará ayudando a evolucionar, y le estará dando la oportunidad de crecer repartiendo el amor que sea capaz de dar, interviniendo así para bien en el ansiado cambio planetario.

En cambio, al que ésta oleada de desgracia y miseria que nos aguarda lo que le despierte sea el egoísmo, el oportunismo de valerse de la necesidad ajena, para su abuso laboral, sexual, o la compra de los bienes a bajo precio del necesitado, no le traerá ninguna evolución, y más bien le puede traer un billete a un planeta donde él sea el habitante con mejor corazón.

Estos segundos personajes ya sabemos quiénes van a ser, pues ya los vimos actuar en la pasada crisis que tampoco trajo ninguna evolución planetaria, pero los descritos primeros que si son capaces de sacrificarse de ayudar y de hasta quitarse el pan de la boca, no sabemos exactamente quienes van a ser, en la crisis pasada fueron nuestros abuelos y padres con sus miseras pensiones,  en esta crisis, aunque algunos repetirán, muchos de ellos no estarán ya, se nos habrán asfixiado por la falta de previsión y soluciones de los que cobran por prever y solucionar, pero solo se dedican a exculparse, mentir y robar.

Así que en ausencia de tantísimos que nos sacaron las castañas del fuego la crisis pasada, les debemos tomar el relevo protegiendo la sociedad que ellos crearon con sus luchas y a las personas que ellos tanto quisieron, su familia, que es la misma nuestra, y si puede ser alguno más, que no faltara a quien hacerlo, aunque si pueda faltar con que hacerlo, a ver si pudiésemos estar a su altura, pero en fin, el que se crea bueno que lo demuestre ahora, y el que sirva para algo que para algo sirva.

No se nos indica en el espiritismo que sea una conducta adecuada el odiar y por tanto no debemos hacerlo, seria ya el acabose si esta ristra de personajillos además de asesinarnos con su indolencia, su falta de previsión, de empatía y de moralidad, además nos ensuciara de odio.

Pero tampoco se nos pide en el espiritismo que renunciemos a la justicia, la divina la tenemos garantizada, pero la humana la debemos procurar nosotros por respeto a los estertores de los que hoy mueren en soledad y por respeto a las miserias venideras propias y de nuestros hijos, así como del sufrimiento a nivel mundial, y es que además las leyes nos lo permiten.

No se me ocurre mejor homenaje a los que tanto hemos querido  y ya no estarán, ni mejor defensa para las generaciones venideras, que el hacerle saber a estos nuevos nobles que la justicia es ciega pero no idiota, y que el que tiene una responsabilidad deberá ser responsable, porque si no incurrirá en culpa y el que tiene culpa es culpable, y el culpable de muertes, ruina y miseria, no puede pagar con responsabilidad política y quedar con pensión vitalicia, secretario, guardaespaldas y conductor, tiene que pagar con cárcel como todo hijo de vecino.

Y está seria la forma en la que el planeta adelantaría algo por habérsele extirpado determinados males que ya hace demasiado tiempo que lo aquejan.

Evidentemente el mundo va a cambiar a corto plazo, pero no veo yo que sea según describen todas esas tarjetitas de buena voluntad que hablan de amor, unión y un futuro caramelizado que nos mandamos con autocomplacencia para conformarnos y animarnos unos a otros, ya he dicho antes que en mi opinión hasta forman parte de un plan orquestado.

Si ponemos los pies en el suelo, lo inmediato a corto plazo será que el pobre sea más pobre, gran parte de los asalariados y nuevos contratos pierdan derechos laborales ante la escasez de empleo, la clase media tienda a la desaparición, muchos ricos actuales conozcan la quiebra y otros se enriquezcan aún más, con el consiguiente aumento de desprotección, vandalismo pillaje y delincuencia general, llamadme agorero si queréis pero no me llaméis adivino porque solo estoy describiendo y copiando la situación de la mayoría de países pobres que ya estaban sumidos en crisis antes del coronavirus, y sufriendo a sus preparadísimos gobernantes, estos países que nos han precedido en miseria, en cambio, no lo notaran tanto pues ya habían tocado fondo y están acostumbrados, y aunque como he dicho el pobre será aún más pobre ¿Qué más les habría de pasar? Véase sin más Venezuela y similares.

A nivel macroeconómico y político nos quedan por ver grandes alianzas y pactos reorganizándose para repartirse tanto el pastel de los tejidos empresariales como la hegemonía militar.

Y a medio largo plazo como siempre ha ocurrido a lo largo de la historia, después de todas las catástrofes, todo se encauzará para bien, porque Dios ha dotado al hombre de la inteligencia para buscar soluciones a los problemas que él mismo se va creando, en eso consiste una parte de la evolución humana y de la misericordia divina.

Como dice otro refrán español, “siempre que llueve descampa”, pero ojo, aviso de que antes de descampar primero llueve, el que tenga oídos que oiga y el que tenga entendimiento que entienda.

El virus, como cualquier otra circunstancia de la vida, es una oportunidad de superación y nos puede dejar enseñanzas, os pongo un ejemplo.

Yo he aprendido que no hace ni dos meses no sabía que mi vida estaba bien, tenía problemas, algunos de ellos grandes, pero este virus me los ha hecho todos pequeños, por lo tanto mi vida estaba bien si comparo.

Ya no importa esto ni lo otro, importa vivir, y este virus me ha enseñado que la muerte se cierne sobre todos nosotros y nuestro tiempo no es nuestro, es prestado, y por tanto es de agradecer y aprovechar, porque no sabemos cuándo nos será reclamada su devolución.

También me ha enseñado que si mi ayer estaba bien comparado con mi hoy, debo disfrutar mi hoy porque mi mañana puede ser peor.

Este virus que ni vemos, ni palpamos, ni conocemos hasta que es demasiado tarde, me golpea el rostro con una sola verdad, no sé cuánto voy a durar vivo, cosa que antes también sabía que era así, pero hoy se me hace plenamente palpable.

Debo vivir hoy solamente el presente, como si cada día fuese mi último día, ¿Qué haríais si supieseis que hoy es vuestro último día? ¿Haríais algo u os quedaríais perdiendo el tiempo?

Yo por mi parte ya no volveré a perder ninguna oportunidad de abrazar, de besar, de reír, ni de llorar. Más que nunca quiero sentir, querer y que me quieran, y esto me hace sentirme más vivo que nunca, y en la conciencia plena de estar vivo no cabe más que decir ¡Señor dure lo que dure gracias por el tiempo de vida que me has regalado!

Y colorín colorado, este cuento chino se ha acabado.