Los 7 pecados capitales - (Parte final)

ÁNGEL MESA
Viene del número anterior - (Clic aquí para ir...)

LA AVARICIA

Es el deseo excesivo de posesiones, el demonio que la provoca es Mammon, y a partir del capitalismo no se ve como un pecado, el más avaricioso será el que más haya acumulado, por tanto el avaricioso rico, pues admiramos a los avariciosos ricos, y los vemos como triunfadores: Tanto tienes tanto vales”, y queremos tener tanto como ellos. Al igual que la soberbia y la envidia, constituye el motor de la economía y por tanto del progreso, ¿qué habría que criticarles cuando la mayoría lo que siente es envidia ante ellos, porque tienen grandes cosas?
Las resonancias magnéticas muestran lo que le ocurre al cerebro cuando se pone en modo avaricioso, produce dopamina, un neurotransmisor que nos hace sentir bien.
 Si le das a animales palancas para suministrarse dopamina, las aprietan tantas veces que acaban matándose.
Os cuento un estudio de una universidad con humanos, el experimento consiste en un ordenador que en la pantalla muestra un globo que puedes ir inflando pulsando una tecla, te dicen cuanto mas inflado esta el globo más dinero te llevas, pero tiene un limite y explota y te quedas sin nada. En fin, el resultado ya os lo imagináis, casi todos se quedaron sin nada.
EL PECADO NO EXISTE

En ningún momento he afirmado que las conductas que derivan de estos 7 supuestos pecados sean loables, claro que son errores, pero no unos errores que te lleven a fuegos eternos ni que ofendan a Dios. Son errores sí, pero errores perdonables y comprensibles dada nuestra naturaleza. Errores además que hay que superar, pues lo importante no es tener un error, sino lo que haces con tu error de ahí en adelante.
Empecé estos artículos afirmando que el pecado no existe y es un constructo social, y os diré ahora por qué.
Simplemente porque lo que es pecado en un sitio o época no lo es en otro escenario o tiempo.
 Por ejemplo: Si te comes un filete de vaca en la India te puedes ir despidiendo de toda expectativa de encontrar la iluminación o de una buena reencarnación. Aquí en cambio al terminar pides un cafelito y todo arreglado.
Si comes cerdo en los emiratos árabes y te tomas un vasito de vino la liaste con Mahoma con Alá y con quien te vea, que se sentirán muy ofendidos, Aquí se llama salir a tapear.
Puedes ir a Israel y pedir en un restaurante una hamburguesa con queso y veras la cara del camarero, es pecado juntar la leche y la carne, aquí te preguntan si quieres pepinillos.
Esto es en cuanto a comida por hablar de algo conocido, pero hay muchísimas mas reglas en otros aspectos de la vida cotidiana y todas respaldadas en textos supuestamente sagrados y en inspiraciones supuestamente divinas,  mucha gente en esos lugares mataría o se dejaría matar, por defender estas convicciones religiosas y las supuestas directrices marcadas directamente por Dios o dioses, o directrices de según qué profeta que ha tenido una revelación, aunque se contradiga con la revelación de otro profeta, de la misma religión.
En la antigüedad era correcto y moral tener esclavos y esclavas, e incluso dejarlas preñadas y tener hijos de segunda división, eso no era pecado, a día de hoy si tienes esclavos te meten en la cárcel y si tienes hijos de segunda división les pasas una pensión como si fueran tan de primera división como Cristiano Ronaldo o Messi.
Podías tener una pila mujeres, hoy se llama poligamia y está penado por la ley, no así en países árabes que teóricamente esta regulado el número por ley, la teoría es que como mucho 4, en la práctica, si eres moral, las que puedas mantener, si eres un inmoral hasta que ni las puedas mantener. También pasaba en confesiones cristianas como los mormones hasta hace 4 días.
 Su fundador Joseph Smith tenia 40 mujeres, alguna con 14 años, otras casadas con otros, a la vez, pero en fin, según decía a esto lo había obligado un ángel amenazándolo con una espada.
En algunos pueblos del Tíbet, como apenas nacen mujeres lo hacen al revés, la misma mujer se casa con todos los hermanos y es una lastima que se quede alguno soltero, aunque solo haya una mujer para todo el barrio.
Otras veces lo que manda Dios es que entierres a una mujer hasta la cintura y que todo el pueblo la apedree por sus faltas, los cristianos ya no hacen eso porque Jesús les dio a entender que no estaba bien, y además te meten en la cárcel, pero los musulmanes según de que sitio, a pesar de que Jesús es su tercer profeta en importancia lo siguen viendo adecuado, y para ellos es cumplir la ley de Dios.
 Unas decenas de latigazos no solo es adecuado sino deseable en algunos sitios.
Tampoco está mal visto cortarle las manos a los ladrones de según qué país, sin embargo aquí les dan una paga de reinserción y algunos hasta se meten en política y los votamos.
El matrimonio intergeneracional de gente, incluso ancianos, con niñas de 6 ó 7 años es normal en algunos sitios, cuanto mas niñas mejor porque si no han menstruado aun, dicen que son más puras y todo es más limpio. Este tipo de Hebefilia o pedofilia según que edad, aquí se considera una total aberración que te lleva primero a la cárcel y después al infierno, aunque no te cases con ella por que seas clérigo de profesión o pastor por afición.
La ablación de clítoris en otros lados para las niñas es tan común como ponerles pendientes aquí.
El aborto, si preguntas en un sitio es un pecado y si preguntas en otro un derecho de la mujer.
Tener hijos antes del matrimonio hace no muchas décadas era un pecado, por eso había tantos sietemesinos, a día de hoy es lo más normal del mundo porque no ésta la economía como para ir malgastando en banquetes de bodas.
La pena de muerte no solo es moral, sino tan legal que invitan a la familia del perjudicado a ver como asesinan al reo en algunos países. En otros es un acto público, como aquí hace un tiempo. Curioso que en esos mismos países la eutanasia o el suicidio sea pecado.
¿Esta claro ahora que lo que es moral en un lado, es inmoral en otro?  ¿Que el pecado es cambiante según el escenario?  ¿Por qué? si el pecado es transgredir la ley de Dios y Dios es inmutable y justo.
 Pues porque ni la ley de Dios es tan de Dios ni los textos que la sustentan tan divinos.
Dios es perfección, si estuviese por perfeccionar, otro más perfecto sería Dios.
Dios es Justicia, si no lo fuese estaríamos adorando un tirano.
Dios es inmutable, si estuviesen sus leyes sujetas a cambios, por la misma conducta según que día estas salvado o condenado.
¿Como podría la inmutabilidad, la justicia y la suma perfección, dar textos sagrados tan sumamente imperfectos, cambiantes y contradictorios entre ellos mismos?
Algunos responderán basándose en estos textos que además de justicia, es fuego consumidor. Pues no lo parece, porque según estos mismos textos, estando la humanidad en estado de pecado, mando a su único hijo para redimirnos y que fuésemos salvos, no nos consumió con su fuego, nos mandó  quien nos enseñara.
Aunque esto a mi me parece otro despropósito, imaginaos que un padre tiene 5 hijos, el mayor es excelente y los otros 4 unos delincuentazos, y dice, como sois unos delincuentazos  podéis crucificar al bueno y así os perdono a todos, ese pacto vamos hacer.
Y más despropósito me parece sabiendo que Dios es omnisciente y sabía lo que iba a pasar. Que lo crucificarían y seguirían lo mismo de delincuentazos.
Según los religiosos hay un Dios bueno pero que te crea imperfecto, y un Dios justo pero que te castiga por imperfecto. Un Dios vanidoso por que te pide continua adoración y sometimiento. Un Dios castigador y vengativo, porque te manda desgracias si le llevas la contraria. Un Dios malvado porque tienes desgracias aun sin llevarle la contraria. Un Dios nada equitativo que a ti te manda al infierno a arder eternamente por pecar, y a los demonios que te hacen pecar los pone fuera de la lumbre y los deja campar por la tierra felices cuando consiguen fastidiarte.
Estas conductas no serian propias de un Dios, serian propias de un enfermo mental.
De lo que se deduce: que si Dios existe no puede ser así, y las religiones son mentira.
Que si Dios no existe, las religiones son mentira porque se basan en un Dios inexistente.
Y la tercera posibilidad, es que las religiones tengan razón, y estemos a los caprichos de un loco megalómano llevándole la corriente para no caer en desgracia. Con lo cual la religión también es mentira, porque ese Dios sería el mayor pecador.
Claro, esto sería en la visión religiosa de un Dios antropomorfo, el cual nos crea a su imagen y semejanza, semejante en la forma y al parecer semejante en los actos, ¿cómo hacer comprender a los hombres de la antigüedad que Dios no es un ser? si aún es difícil hacer entender a los hombres de la actualidad que aunque lo pongan las escrituras, Dios no es un ser porque no tiene características de un ser, no procede de otro ser, no nace, no muere, no se alimenta, no te vigila, no te castiga, no se llena de ira, no se venga y no se ofende.
Dios es anterior a las religiones y por tanto no le son necesarias. Si el mundo y el hombre ya estaban y aparecieron sin necesidad de religión, la religión es creación del hombre, y por tanto es falible, parcial según quien la interprete, imperfecta, incompleta, cambiante para adaptarse o extinguible, como demuestra la historia.
Al igual que hoy muchos morirían por defender a Moisés a Jesús o a Mahoma, o más bien sus supuestas palabras, antes se moría por defender a Zeus a Odín o al Dios Ra.
 ¿A quien le importa un carajo a día de hoy Odín? Pues en su día era una verdad que si morías por él te sentabas a su mesa en el Valhalla.
A día de hoy el pecado sería dedicar la vida a defender que su espada es la más poderosa o que su caballo el más veloz porque tiene 8 patas.
No se sabe qué es Dios, y quien pretenda explicarlo hará el ridículo por que no esta al alcance de la comprensión humana.
El espiritismo nos dice que es la causa e inteligencia primera, lo único que podemos es, tras observar sus obras, especular sobre la naturaleza de sus intenciones y obras, pues por sus obras lo conocerás, parafraseando a Jesús.
Todo lo que no haya hecho el hombre lo habrá hecho Él, y digo él no porque sea alguien, sino porque de alguna manera me tengo que referir para que me entendáis.
 El planeta gira y hay día y noche, se traslada y así se reparte el verano y el invierno para que las zonas sean más habitables, hay oxígeno en la atmosfera, agua dulce en los ríos para que bebamos y salada en los mares para que sostenga sus ecosistemas, nubes que riegan la tierra  y el mar para que la tierra sea fecunda y el mar no se vuelva un desierto de sal por la evaporación, no solo  hay árboles que nos dan oxigeno sino flores que perfuman el ambiente,  un planeta entero a nuestra disposición que nos da todo y más de lo que necesitamos desde que fuimos simios, luego su intención es de amor y evolución hacia nosotros,
Dirán los ateos que el mundo es así por casualidad, y yo les digo que no seria una casualidad sino muchísimas casualidades, y tantas casualidades interconectadas para dar el resultado de vida son matemáticamente imposibles y aun más imposible si consideramos la posibilidad de otros mundos habitados, los espiritistas creemos en la pluralidad de mundos habitados pero también creemos que no son casualidades, sino que la vida es diversa e impulsada por Dios, la casualidad no impulsa nada.
El pecado es un concepto que nos enseñan desde pequeños, simplemente hay un error hay que buscar un culpable y debe de haber un castigo, ese es el mecanismo.
 Mi perra no sabia que era pecado sacar la tierra de todas las macetas, y aun con las patas llenas de tierra venia y me las ponía en el pecho, desde que le enseñe que era pecado, cuando llego y ha estado jugando con las macetas, le da vergüenza y temor de mí, se siente culpable y arrepentida y se me esconde. Hasta que encontré el método de enseñarle que las macetas no se rompen.
A mi hijo le pasaba lo mismo cuando dibujaba muñequitos en las paredes y hasta me pidió a mí el bolígrafo la primera vez, hasta que le enseñe que las paredes no se pintan, solo puede dibujar muñequitos en la pared Miguel Ángel y los hombres primitivos en Altamira, ya no se esconde ni me huye ni llora arrepentido, solamente no las pinta.
No ha hecho falta imponerles el infierno ni a la perra ni al niño, solamente con el tiempo han aprendido de sus errores.
Se sienten mal hasta que aprenden, ¿Y que estamos haciendo en este mundo todos sino aprender? Pero nos dicen que no, que los errores son pecados, y donde hay un pecado hay que señalar al culpable y castigarlo, como si ya fuésemos perfectos, no nos dicen que donde hay un error hay que repararlo. Nos enseñan que todo error es una ocasión para culpabilizar y castigar, no nos enseñan que cada error es una ocasión de perdonar, de reconciliar, de retomar o incluso de aprender a enseñar.
Nos dicen que somos el culmen de la obra de Dios, menudo culmen, estamos llenos de errores, y eso que llaman 7 pecados capitales son la demostración de lo que digo, más bien creo que esos restos de animalidad que nos quedan, por estar  nosotros aun en pleno proceso evolutivo, en vez de pecados son las herramientas divinas que  ha utilizado el impulsor de vida, desde el principio de los tiempos para traernos hasta dónde hoy estamos, con la justicia de los méritos propios.
 Y que pulir esas herramientas nos aleja de la animalidad y nos acerca a la espiritualidad que es donde estaremos, porque al fin y al cabo somos mejor que cuando empezamos, y sinceramente espero, que aún seamos mejores cuando finalicemos.
Buenos días a todos.
Se me ocurrió escribir algo al terminar este trabajo y lo voy a compartir con vosotros.
No se ofende un hortelano
Cuando recoge manzanas
Si el mismo plantó al manzano

Tampoco se ofende Dios
Si recoge humanidades
Cuando el mismo, creó al humano

No caben en libros, las leyes del Universo
Por eso Dios no las escribe
Las graba en el espíritu y en el intelecto

No juzgues ni midas
Con un viejo libro en la mano
Lo que valen hoy, actos de tu hermano

No hay quien juzgue ni condene
Tú vales, lo que tus actos valen
Y cada uno sabe bien, los actos que tiene

Y en eso consiste la justicia divina,
 Ni se enfada ni se ofende,
 él te sabe trigo, y el trigo, de una espiga viene

Sal, de entre tus propias espigas, no sigas como el trigo verde
Que para eso viniste al molino de la vida
Para terminar como pan, cuando el molino te haga harina.

Los 7 pecados capitales (2ª Parte)


ÁNGEL MESA
LA   SOBERBIA

Dice el diccionario que la soberbia es un apetito desordenado de ser preferido a otros.
Parece ser que este pecado es más antiguo que la humanidad, pues ya Lucifer pecó de ella queriendo ser más que Dios, a partir de ahí lo mandaron al infierno, eso sí, de jefe, y con derecho a escapaditas para engañar a Adán y Eva, y ahora a nosotros.
  Adán y Eva pecaron de lo mismo al desobedecer la ley de Dios. A partir de ahí a Adán lo pusieron a trabajar para ganarse el pan y a Eva a parir con dolor a sus descendientes, eso sí, solo hasta que se inventaron las pensiones y la epidural.
¡Buff esto me pasa por haber interpretado literalmente!
Evagrio Pontico inicialmente dividió la soberbia en dos clases, la vanagloria, que es un exceso de vanidad y necesita de los demás para que le digan lo maravilloso que es, y el orgullo, que no necesita a nadie y es un pecado de autosuficiencia.
Proclama la Iglesia que la virtud que se opone a la soberbia es la humildad, por tanto, es una característica a buscar en el mayor de los grados, pero paradójicamente ¿es humilde querer ser el más humilde?
Peter Binsfeld nos dice que la soberbia la induce Lucifer. Y el resto de religiosos nos dicen que la soberbia es pecado
Si yo os digo que soy tan importante que quiero salir bajo palio, estaría pecando de soberbia verdad? Pues los obispos salen bajo palio.
Si yo os digo que por la dignidad de mi trabajo me tenéis que llevar montado en un trono transportado por hombres, soy soberbio ¿verdad? Pues esto han hecho todos los papas hasta que se inventó el papamóvil.
Si yo os digo que hay que construir grandes iglesias, catedrales y templos para ir adorar a Dios, cuando Jesús aprovechaba cualquier parte, estoy sabiendo más que Jesús y por tanto soy soberbio. Esto lo hacen los religiosos ¿no?
Si Jesús vestía una simple túnica e iba en un borriquillo o andando, y yo os digo que la imagen suya que adoro, tiene que estar vestida de oro y piedras preciosas, montada en un trono de oro, ¿soy soberbio? Esto lo dicen religiosos y cofradías ¿no?
Si yo os pido dinero en nombre de Dios, pero en realidad me lo gasto en vehículos de lujo, grandes mansiones o en un jet privado, soy soberbio y además ladrón ¿no? Pues esto lo hacen muchos pastores, incluso sin ser telepredicadores.
Si os digo que lo más importante de vuestra existencia y deber principal es amarme a mí sobre todas las cosas, ¿sería soberbio y vanidoso? Esto dicen que manda Dios, y que es su primer mandamiento.
¿Están todos los anteriores inducidos por Lucifer?, algunos a lo mejor, ¡Dios imposible!
No parece que estén los religiosos muy autorizados hablar a los demás del pecado de la soberbia.
Pues quizá nos estén colando algún gol.
El sentir orgullo de tus hijos, de tu trabajo, de la casa o el coche que has comprado, de la familia de la que vienes, son formas de compararse con el resto en aspectos en los que crees que eres superior, luego son muestras de un desequilibrio afectivo, tratan de compensar una profunda inseguridad y buscan la aprobación o el reconocimiento de los demás, si no te lo dan, llegas a la situación donde solo importa uno y lo de uno, el narcisismo.
La soberbia ha sido cambiante a través de las épocas, en gran parte del siglo XIX era motivo de orgullo estar gordo, y cuanto más mejor, pues era síntoma de tener grandes recursos económicos. Ahora nadie quiere estar gordo y a mucha gente hasta le da vergüenza.
Estar bronceado a lo largo de la historia era síntoma de que eras pobre y trabajabas al sol, ahora es síntoma de que tienes tiempo y medios para ir a broncearte.
Llevar la ropa rota ha sido siempre síntoma de miseria, ahora es indicativo de ir a la moda, y encima cuesta más dinero comprarla.
Tener una vajilla en un tiempo fue un lujo de reyes, ahora mucha gente opta por platos de papel o plástico por el lujo de no lavarlos.
Pero independientemente de la forma en la que se exprese en cada época la soberbia, está anclada en el ADN del humano. Se han hecho experimentos estudiando el origen y evolución del comportamiento humano con simios en la universidad de Yale, en los que muestran conductas de soberbia.
Psicólogos estadounidenses han estudiado que hay dos tipos de orgullo, uno conduce al éxito y el otro al fracaso.
 Al primero lo llaman orgullo autentico y esta relacionado con la productividad, la confianza y el éxito, al segundo lo llaman el orgullo Ubrish, y está relacionado con la arrogancia, el egoísmo y la presunción. El primero es beneficioso y el segundo una conducta tóxica que conduce al engaño, aunque haya veces que no se puede distinguir lo uno de lo otro.
En los últimos tiempos la soberbia no solo es aceptada, sino que se anima a ella, se anima a tener los perfumes más caros, mejor casa, mejor coche, mejor ropa, mejor zona donde vivir, a meter a los niños en los colegios mas exclusivos, ir a los mejores médicos, lo lujoso y lo caro es lo mejor, ¿que son sino las marcas?, la gente cambia de televisión por que tiene unas pulgadas más, de móvil porque tiene un megapixel más, aunque sea inapreciable al ojo humano, de restaurante porque el cheff es más famoso, aunque la comida la sigan haciendo los  ayudantes del anterior, hay que verse con mejores cosas que el resto para demostrarse a uno mismo que se es mejor que el resto, y con esta filosofía se estimula a ser un ganador o un fracasado, es soberbia, pero esta característica animal  es uno de los motores de la sociedad y economía humanas y una de las palancas de su evolución.
LA GULA

Dice el diccionario que la gula es un apetito excesivo con la comida o con la bebida.
Este pecado es mas antiguo que las religiones, sencillamente porque el hombre no siempre ha tenido nevera ni supermercado, y alternaba ciclos de abundancia con ciclos de hambre, comía lo que encontraba, lo que cazaba y lo que recolectaba, y comía tanto como podía, pues la acumulación de grasa era clave para subsistir en los ciclos de hambre.
En la tradición grecoromana había un culto al cuerpo, solo hay que ver estatuas y pinturas de la época, la expansión del imperio trajo numerosas comidas y bebidas nuevas, los aristócratas acudían frecuentemente a banquetes donde comían y bebían hasta sus límites, provocándose después el vomito para poder seguir comiendo y bebiendo. Esto lejos de ser considerado una cerdada, se veía tan normal que incluso se disponía a una serie de esclavos para limpiar los vómitos, ¡y tan normal, a seguir comiendo y bebiendo!
Según la creencia cristiana, la gula es un pecado contra nuestro propio cuerpo, que es templo de Dios, se decía que en esos banquetes se servia en bandeja de plata a Satanás, pero si hablaban de Satanás ¿quién lo decía? pues los cristianos, a lo mejor los mismos esclavos cristianos que limpiaban los vómitos.  Y surgió el pecado de la gula como critica al hedonismo romano.
San Agustín predicó la abstinencia en todas sus formas y por tanto el disfrutar de la comida pasó a ser pecado.
 Tanto es así, que San Francisco recomendaba espolvorear la comida con ceniza para no disfrutarla, San Benito establece unas reglas sobre el uso de la comida y la bebida en los monasterios, pero los monasterios encontraron la forma de saltarse la regla, haciendo una habitación aparte que llamaron misericordium.
El demonio que induce a la gula es Belcebú, y la virtud que se le opone es la templanza.
Tanta templanza tuvieron Clara de Asís y Verónica, que se dejaron morir de hambre por ser mas virtuosas ante Dios, y lo mismo le pasó a Santa Catalina de Siena, que se provocaba vómitos con una ramita hasta que también murió, a este fenómeno lo llaman los teólogos anorexia santa, los médicos lo llaman solo anorexia.
Los puritanos consiguieron por ley en Masachussetts prohibir la navidad en evitación de la glotonería.
Los judíos lo ven de otra manera y dicen que hay que bendecir los alimentos y hasta tienen distintas bendiciones según qué coman, para ellos solo hay pecado si el deseo te hace esclavo de la comida o si estas dejando sin comer a otro.
En el islam se manda comer saludablemente y sin excesos e impone ayuno en Ramadán como método de autocontrol.
En otras regiones del planeta las religiones se callan, pues el problema no es comer o beber mucho, el problema es que se come y se bebe muy poco, y no por ser más virtuosos ni santos anoréxicos.
Estamos programados para sentirnos atraídos por los alimentos más caloríficos, esto se demuestra en como responden las áreas cerebrales cuando se le enseña un alimento rico en proteínas, y como responden cuando se le enseña uno hipocalórico.
Dicen los científicos modernos lo contrario de los religiosos antiguos, que la gula no es pecado sino que hay un gen que predispone a la gula a algunos sectores de población, le llaman gen ahorrativo, y es debido a las épocas de hambre que pasaron nuestros antepasados en las épocas de carencia, la hormona lectina, que tiene como función acumular grasa, estaría relacionada con este gen, la falta de lectina no te deja controlar la glotonería, por tanto la gula se debe a la falta de lectina y no a la sobra de Belcebú.
En la gula estamos enfrentando un instinto biológico a uno cognitivo, y no debemos preocuparnos por las llamas del infierno, sino por las enfermedades metabólicas, infartos y la poca ropa para gordos que hay en las tiendas.
LA ENVIDIA

Dice el diccionario que la envidia es la tristeza o pesar del bien ajeno, el deseo de algo que no se posee.
Tiene la envidia la característica de no querer ser reconocida por nadie, y dicen que tiene la misma edad que la humanidad, pues ya Caín mato a Abel por envidia, pero es mentira, la envidia es más antigua que el humano, los simios ya tenían envidia, como demuestran experimentos de laboratorio tendentes a estudiar la evolución del comportamiento humano, en concreto con monos capuchinos. Os cuento. Se acostumbra a un grupo de capuchinos a darles pepinos como recompensa, mientras a todos se les da pepino todo esta bien, llega el momento en que a uno se le da pepino como recompensa y a otro se le da una sola uva. Cuando de nuevo al primero se le vuelve a dar pepino de recompensa, le tira el pepino a la cabeza al investigador y se muestra agresivo con el de la uva. Esta claro que los simios ya sienten envidia. Estos estudios se hicieron en el Yerki Institut de Atlanta. Y luego se extendieron a perros, pájaros y otras especies con resultados similares.
Se han encontrado a principios de este siglo indicios de donde se aloja la envidia en el cerebro humano mediante la neurología aplicada, y la encontraron en un área primitiva que se ocupa de la recompensa, constituyendo por tanto una característica biológica humana.
Curioso el experimento que se llevó a cabo en la Universidad de Harvard y La de Miami, le hicieron a 250 personas la misma pregunta. ¿qué prefieres, ganar 50.000 dólares al año y que los demás ganen 25.000 o ganar 100.000 y los demás 200.000, curiosamente mas de la mitad querían ganar 50.000 si esto constituía ganar el doble que los demás.
En otro experimento se le esconden a dos simios en dos recintos iguales nueces, solo que a uno se le esconden 5 y a otro 3, cuando el de tres se da cuenta que el otro tiene 5, trata por todos los medios de conseguir otras dos, de este modo se demuestra que los individuos tratan de conseguir más beneficios de su entorno y que la envidia puede ser un rasgo positivo, el querer lo que tienen los demás  te puede llevar a trabajar más para conseguirlo, para progresar hay que desear y también envidiar, y si todo el mundo estuviese contento con lo que tiene, esto no sería así.
Al igual que la soberbia es un motor de la economía actual, la diferencia es que en la soberbia quieres lo mejor, y en la envidia quieres lo de otro, odias al otro por tener lo que tú no tienes.
Freud consideraba que en el complejo de Edipo se odia al padre por competencia por la madre, y que las niñas envidian tener pene, luego la psiquiatra Karen Harvey opuso a esta teoría la teoría del útero (los hombres envidiaban tener hijos) todo esto es muy polémico aun en la actualidad, otro caso de envidia es el complejo de príncipe destronado, en el que el hermano mayor odia al pequeño por creer que es mas querido, o el complejo de Caín, en el que el niño no solo odia al hermano sino que lo quiere eliminar. Todo esto nos puede dar una idea de lo arraigada que está la envidia en nuestro ADN. Hasta sin aprendizaje previo.
 En la actualidad, la envidia es promovida por la sociedad mediante la publicidad y el marketing, ya hace un siglo había un anuncio en el que se leía        “cuando consigues algo grande dejas boquiabierto a los demás” subliminalmente te están diciendo: “compra esto y serás envidiado”.  Los expertos en marketing de la actualidad saben de sobra donde están los puntos flacos del común de los mortales, y los bombardean mediante publicidad para aumentar las ventas, uno de estos puntos flacos es la envidia sin duda.
Como veis, la envidia, cuando es moderada y controlada, es una característica de nuestra naturaleza, y cuando se expresa de forma descontrolada una patología mental.
No hace falta que nos la induzca Leviatán, que sería el demonio encargado, porque ya la llevamos dentro, y siendo su virtud opuesta la caridad, nos debe llevar a comprender que ante un envidioso no estamos ante un ser perverso, despreciable y condenado al infierno, sino ante un ser al que habría que ayudar a superar sus conflictos emocionales.
LA PEREZA
Dice el diccionario que la pereza es la falta de ganas o disposición para hacer las cosas.
Evagrio Pontico consideraba que en la pereza se daban dos pecados: Acedía y Tristeza,
La acedía no se corresponde con el significado de hoy de pereza, corresponde mejor al estado de melancolía o apatía.
Hipócrates decía que era un desequilibrio de los 4 humores fisiológicos, en concreto de la bilis negra, pero que se podía curar.
Galeno, en cambio, decía que se debía a no liberar los fluidos sexuales, la solución la tenia en ayudar a los pacientes a liberarlos, “ya no se yo como lo haría”.
El cristianismo creía que era una enfermedad del alma por haber entrado en desgracia con Dios, la depresión era curada con sangrías, enemas o vómitos y en el caso que fuese provocada por el demonio Belfegor pues con un exorcismo, estos exorcismos contra la pereza se siguen haciendo a día de hoy en algunas comunidades religiosas, un exponente famoso de estos exorcistas es el pastor Ben Larson de EE.UU. cuando lo vi dando explicaciones y trabajando en el documental que me he basado, me meaba de la risa, luego me indigne, bueno casi siempre me rio y me indigno con los exorcistas, no solo con él, es por el abuso de la ignorancia de la gente que me pasa, en fin este me pareció especial.
Desde antiguo le han querido buscar tratamiento desde buhoneros que vendían brebajes con ingredientes secretos que luego eran alcohol, hasta inventores que fabricaban todo tipo de aparatos eléctricos, como cinturones, hombreras, sombreros, corsés, etc., que generaban electricidad o agua radiactiva. Pero el culmen llegó con los tratamientos con glándulas, Ron Sacuar, que era profesor de Harvard en 1920 creo una emulsión de testículos de perro y cobaya que te inyectaba en el brazo y aseguraba que acababa con la pereza.
Pero la panacea la trajo un médico francés: Ser Berenof, que trasplantaba testículos de mono a hombres, eso servia para la pereza y la impotencia.
Pero el no va más lo trajo el Dr. John Bringley con los trasplantes de testículos de macho cabrío untados en ajo. 16.000 intervenciones. hasta que se lo hizo a un senador de Colorado que estuvo muy contento hasta que al poco se murió, y ya las autoridades sanitarias por fin vieron que ni era medico, ni le sobrevivía mucha gente, ni nada de nada.
A día de hoy la investigación se centra en la neurología, las personas que demuestran una pereza excesiva suelen ser victimas de depresión, actualmente se les eleva el nivel de serotonina, que es un neurotransmisor, aunque aún no se sabe porque es tan eficaz.
Se ha recurrido también en la Universidad de Emory (Atlanta) a someter a personas a experiencias tristes y estudiar sus cerebros mediante resonancias magnéticas, todas las imágenes apuntaron a una pequeña zona del cerebro, “tan pequeña que ni tiene nombre, la llaman área 25”. Han conseguido, estimulando esa región, que los monos lloren, y en las personas que no reaccionan al prozac o neuroquímicos más potentes, con un cablecito eléctrico en esa área, a modo de marcapasos, dosificando 5 miliamperios, consiguen bastante mejoría en uno de cada 4 pacientes.
(Continúa la semana siguiente...)